Lista de alimentos fríos y frescos.

Como su nombre nos hace deducir, los alimentos de naturaleza fría nos refrescan el organismo lo que, en general, es adecuado para personas calurosas, o en días de calor. Si no sabes qué tipo de alimentos te sientan bien, lo importante es prestar atención cuando los estás comiendo. ¿Te dejan una sensación agradable? ¿Te apetece comerlos? Una vez de que cojas práctica, te darás cuenta de que un alimento te va sentar bien o mal nada más darle el primer bocado o sorbo. A veces, los “me apetece…” nos engañan un poco, pero cuando experimentes, no te dejarás engañar.

No hay que confundir los alimentos fríos y frescos con los que están en la nevera o el congelador. Tomarlos a tan baja temperatura no es adecuado para nadie.

Cuando tomes alimentos fríos o frescos, sentirás su capacidad refrescante y si eres una persona calurosa, te sentarán bien todo el año. Sin embargo, ten cuidado si:

  • Eres una persona friolera, evidentemente.
  • Tienes las defensas bajas. El frío no sienta bien.
  • Padeces anemia. Tendrás poca fuerza y el frío consume mucha energía.
  • Retienes líquidos.
  • Tienes mala circulación o varices. El frío estanca la sangre.

Lista de alimentos fríos y frescos: 

Frutas: Aguacate, arándano, caqui, fresa, kiwi, limón, mango, melón, níspero, pera, plátano, pomelo, sandía, tomate (sí, es una fruta).

Verduras: Achicoria, acelgas, alcachofa, apio, berenjena, berros, calabacín, col china, diente de león, escarola, endivias, espárragos, espinacas, lechuga.

Algas: Agar-agar, arame, chlorella, espirulina, kelp, lechuga de mar, nori.

Cereales: Amaranto, trigo y todos sus derivados.

Legumbres: Soja verde y sus derivados como las leches, el tofu, los brotes, etc. Además, produce mucosidad.

Semillas: Cacahuetes, aceite de sésamo (produce mucosidad), quinoa.

Lácteos: Kéfir, leche de vaca, queso fresco, yogur (especialmente frío).

Mariscos: Almeja, cangrejo, pulpo.

Carnes: Caballo, caldo de huesos, conejo, hígado de cordero.

Varios: Azúcar blanco, azúcar de caña, bambú, cerveza, hierbas suecas, helados, levadura de cerveza, mejorana, menta (especialmente fría), ruibarbo, sal, tamari, té, verbena.

(Información extraída de la Gran Tabla de Alimentos del Dr. Cayo Martín Valencia).

El té verde matcha es un dechado de virtudes, pero yo me lo tomé un día que estaba destemplada y acabó por rematarme. Sentí un frío muy desagradable que no se me quitó en días. Sin embargo, lo volví a tomar cuando estaba en plena forma (en verano, eso sí) y la sensación de frescor me gustó mucho, aún tomándomelo caliente. Lo mismo ocurre con la menta, si tienes frío, no se te ocurra tomarte una infusión de menta-poleo porque te acabarás helando. Por algo en el desierto se toma té verde con menta o hierbabuena bien caliente: regula la temperatura corporal con la temperatura ambiente y a la vez refresca el organismo.

food-3222083_960_720

Si te gusta la salsa de soja pero no te convienen los alimentos fríos, elige una variedad que no sea el tamari porque lleva trigo que es un cereal que refresca y retiene líquidos.

Por último, los helados deberíamos descartarlos de todas las dietas. Están muy ricos pero tienen una gran cantidad de grasas, azúcares, colorantes, aromatizantes, conservantes y todo lo peor que se te pueda ocurrir. Si a eso le añadimos que están congelados y nos los tomamos de postre deteniendo el transcurso natural de la digestión, se convierten en lo peor que podemos comer.

3 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s