Atún en aceite.

Los alimentos envasados llevan conservantes y antioxidantes artificiales para mantenerlos más tiempo. Biológicamente, lo que hacen estas sustancias es “momificar” los productos y detener el funcionamiento de las enzimas. Nuestro cuerpo funciona gracias a las enzimas porque regulan TODO lo que ocurre en él, así que, mejor tenerlas bien vivas.

El atún era la única conserva que no podía dejar, me gusta tanto… Pero el verano pasado mi padre me dio un trozo de atún y me apeteció prepararlo cocido en ensalada. Resultó que era demasiado y lo metí en un bote con aceite. Voilà! Ya tenía mi atún casero para toda una semana. Es muy fácil de hacer y sin conservantes, con el aceite que te gusta, pescado fresco, todo ventajas. No te olvides de encender el extractor, ¡es muy oloroso!

Ingredientes

  • Atún.
  • Sal.
  • Agua.

Elaboración

  1. Utilizaremos la tajada o el trozo de atún tal cual nos lo dan en la pescadería, con la piel y el hueso. Lo lavamos bajo el grifo.
  2. Cubrimos toda la tajada con una buena capa de sal, 2mm más o menos.
  3. Ponemos un puchero con agua abundante en el fuego. Si puedes conseguir agua de mar, mejor, pero si no, le echas un poco de sal y la llevas a ebullición. Es muy importante que el agua esté hirviendo a borbotones para que el atún se selle y no pierda el jugo.
  4. Metemos el atún en el agua hirviendo con sal y todo. Tardará poco en hacerse así que no te vayas porque si te despistas, queda muy seco y no te gustará. A una tajada de unos 4-5 centímetros de grosor, le podemos echar un vistazo a los 7 minutos.
  5. Para saber si está hecho, metemos un tenedor por debajo y levantamos la tajada. Cuando veamos que se despega del hueso, ya está hecho.
  6. Sacamos la tajada, le quitamos el pellejo y el hueso con cuidado para no quemarte y ponemos los trozos juntos como un rompecabezas en un plato tapado porque el centro estará un poco crudo y tiene que hacerse con su propio calor.
  7. Dejamos que se enfríe y para conservarlo, troceamos el atún y lo metemos en un bote de cristal cubierto de aceite, mejor si es de oliva. Como no es una conserva al vacío, recuerda meterla en la nevera y consumirla antes de una semana. Si el atún está siempre cubierto de aceite, se secará menos, aunque a mi me gustan esos trocitos resecos que sobresalen.

Variantes

El atún cocido de esta manera, tal cuál y sin aceite, está DELICIOSO.

Por supuesto, puedes hacer lo mismo con cualquier pescado fresco que te guste: bacalao, verdel, merluza, etc.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s