Paté de lentejas rojas.

P1000679Las lentejas rojas no tienen pellejito y se hacen enseguida, aunque mejor diría que se deshacen, por eso son más digeribles.

La primera vez que probé estas lentejas tan bonitas, me llevé una desilusión porque al cocerlas pierden su vivo color anaranjado y me parecieron muy sosas, pero después de experimentar mezclándolas con otros alimentos, esta forma de prepararlas es la que más me gustó.

Es un plato que puedes cocinar y guardar en la nevera unos cuantos días porque lleva limón que es un conservante natural. Puedes usarlo como acompañante de verduras al vapor, untado en tostadas, con palitos de zanahoria, etc.

Aunque te resulte poco habitual al principio, es ideal como desayuno o merienda. Una vez que salió el sol inesperadamente y quise ir a la playa justo a la hora de comer, miré en la nevera y se me ocurrió llevarme el paté en un tarrito pequeño con dos tostadas. ¡Me supo delicioso! Aunque, a decir verdad, ¿sabes de algo que no sepa delicioso en la playa?

Ingredientes

  • 1 vaso de lentejas rojas
  • Unas hojas de albahaca o una ramita de la de hoja pequeña.
  • 5-6 setas shiitake.
  • Medio limón.
  • Agua, sal, aceite.

Elaboración

  1. Lavamos bien las lentejas metidas en un colador y bajo el grifo, o metiendo el colador en un recipiente con agua, para quitarles la suciedad que puedan traer.
  2. Las ponemos al fuego con el agua justa para no taparlas del todo porque se hacen enseguida y apenas absorben agua, al contrario que sus hermanas marrones.
  3. Añadimos la albahaca, las setas picaditas y la sal.
  4. Las cocemos durante 15 minutos o hasta que veamos que han absorbido el agua. No te preocupes se te pasas con la cocción, se deshacen igualmente. Apagamos el fuego y las dejamos enfríar.
  5. Cuando estén frías, las rociamos con el zumo del medio limón y las pasamos por la batidora.
  6. Si quieres guardar el paté, ya lo tienes listo. Lo metes en un envase hermético y lo guardas en la nevera.
  7. Para servirlo, lo rocías con un chorrito de aceite de oliva y unas semillas de amapola que quedan muy bonitas.

Variantes

Se puede hacer paté con cualquier legumbre, mi segundo favorito es el hummus (de garbanzos). Solo tienes que tener en cuenta los diferentes tiempos de cocción de las legumbres.

Como aderezo también puedes usar algas, espinacas crudas. La albahaca es tibia, echando a caliente, por eso utilizamos una cantidad mínima y siempre fresca (la seca es más caliente y a penas se nota), suficiente para darle sabor.

A mí me encanta acompañarlo con aceitunas.

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s